Pesquisar este blog

Novidades!!!

segunda-feira, 9 de julho de 2012

Mgr. Tissier de Mallerais declara Ratzinger nestoriano e não está disposto a assinar nada ambiguo

Penso que não seja de difícil compreensão.

MONS. TISSIER DE MALLERAIS EN SAINT-NICOLAS-DU-CHARDONNET

Mons. Tissier de París, Domingo, 03 de junio 2012

“No creo que por el hecho de que Roma nos ofrece hoy un acuerdo, una posición oficial en la Iglesia, debemos dejar de proclamar estas verdades, evidentemente, más fuerte, y que contradicen al Concilio.”

«En el nombre de Espíritu Padre, Hijo y Espíritu Santo, Amén».
«Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo».
Ésta es la misión de la Iglesia y la misión de la Fraternidad de San Pío X. Y la fe que tenemos está en el poder de Nuestro Señor Jesucristo, en el poder de Cristo Rey y Cristo Sacerdote. Esto es lo que nos motiva desde nuestra fundación. Llevamos a cabo esta batalla por Cristo Sacerdote, por su sacerdocio, por sus sacerdotes, y Cristo Rey, por una civilización católica, por un Estado católico. Vamos a seguir luchando queridos fieles, al igual que los santos de los primeros siglos de la Iglesia contra las herejías que amenazaban la fe católica como las hay ahora.
Tenemos que hacer una comparación entre la herejía arriana, en contra de la Santísima Trinidad, la herejía contra el sacerdocio actual y el Reinado de Jesucristo. Iniciaremos ésta comparación con la exposición de tres herejías de la antigüedad, que fueron ganadas por los santos y sacerdotes.
Primero el arrianismo. Arrio, un sacerdote de Alejandría, en Egipto, se levantó contra el dogma católico, al declarar:  “¡No! El Verbo no es Dios, el Hijo no es igual al Padre, el Verbo de Dios no es una criatura”, y cita a San Pablo fuera de lugar diciendo que Él es el primogénito de todas las criaturas. San Pablo escribió que Jesús es el primogénito de toda criatura, teniendo en cuenta el plan de Dios, Dios lo ha visto por primera vez en su plan de la creación. Ha visto a su Hijo encarnado. Arrio dice “¡No, es indigno de que Dios se haga carne! He encontrado una nueva doctrina de la Palabra es Dios”. Entonces te encuentras con un Concilio, uno de verdad, el de Nicea que sirve para condenar a Arrio y declarar que la Palabra de Dios está en todo igual al Padre, (en un solo Señor Jesucristo, Hijo unigénito de Dios, engendrado por el Padre, de la sustancia del Padre), El Verbo es consubstancial con el Padre, como decimos todos los domingos en el Credo: consubstantialem Patri.
El Verbo, El Hijo de Dios es consustancial al Padre. Juntos forman una sustancia, un solo Dios y esta palabra filosófica en aquél entonces no existía en la Biblia y los Padres del Concilio dudaron en adoptar, ya que venía de la filosofía y del paganismo. Esto podría llevar a pensar en algo completamente descabellado, como el hecho de que Dios el Padre y el Hijo no son más que representaciones de una sola persona. Por lo tanto Dios no es una persona que tome de vez en cuando la máscara del Padre o el Hijo.
Incluso San Atanasio también tuvo dificultades para tomar la palabra consustancial, pero fue finalmente aprobada, y se sirvió del Concilio de Nicea para luchar por contra el arrianismo y sufrió por ello. San Atanasio fue enviado al exilio, se refugió en el desierto, por la fe en la Santísima Trinidad, para defender la igualdad absoluta del Padre y del Hijo, para defender la divinidad de la Palabra de Dios.
Así es como debemos luchar también queridos fieles, la lucha contra los herejes arrianos fue sin piedad. San Atanasio era la fuerza que en gran medida ayudó a derrotar a la herejía arriana. Por lo tanto, no hay que parar la pelea que va a durar, en mi opinión, veinte años por la crisis que experimentamos hoy en día, es una grave crisis, una crisis muy larga. La Historia de la Iglesia nos muestra que todas las grandes crisis han durado setenta años como el arrianismo o el Gran Cisma.
Así que probablemente la crisis conciliar podría durar hasta setenta años, así que tenemos que esperar otros treinta años. No llevamos prisa para ganar. Lo conseguiremos, porque Jesús ha dado todo el poder a su Iglesia y lo creemos.
La segunda herejía fue contraída a través de la herejía nestoriana. Nestorio, obispo, patriarca de Constantinopla, declara que el decir «el Verbo se hizo carne», Verbum caro factum est, es un escándalo. “Decir que Dios se une a un cuerpo, es decir, al cuerpo de Jesús es un escándalo. Dios es espíritu puro, no puede unirse a un cuerpo”. “Esta es una filosofía repugnante, y yo, Nestorio, he encontrado otra solución. Jesús, el hombre Jesús, por sus méritos merece la divinidad”.
Así, Jesús “se convirtió en” Dios. Entonces Jesús es Dios. Decir que Jesús es Dios es perfectamente correcto. Pero, ¿podemos decir que Nestorio profesaba la fe católica? Él dice que Jesús es Dios, pero ¿cómo? Decimos que Dios fue quien se hizo hombre. “Jesús el hombre, se convirtió en Dios” ¿Quizá sea católica esta afirmación? Por supuesto que no. Es herejía.
Por desgracia, eso es lo que un cierto profesor de Ratisbona, hace cuarenta años, enseñó en sus conferencias, diciendo que Jesús iba más lejos fuera de sí mismo, a través de su caridad …, va más allá de sí mismo al unirse a todos, esta es una herejía, que se parecía a la nestoriana. Así que debemos tener cuidado, queridos fieles al profesar la fe católica como es debido. No basta con decir que Jesús es Dios, debemos afirmar que Dios se encarnó. Dios se hizo hombre. Ese es el misterio de la Encarnación.
Luego estaban los santos como San Cirilo de Alejandría, que luchó contra este error, porque si Jesús no es Dios, entonces es un hombre, por lo tanto la Santísima Virgen dio a luz a un hombre. Sería que la Santísima Virgen no es la Madre de Dios. ¡Santa María Madre de Dios, ruega Señora por nosotros!, no, no puede ser verdad, la Santísima Virgen es Madre de Jesucristo hombre.
Afirmar esto se trata de herejía, una ofensa a la Virgen. ¿Cómo negar su maternidad divina? San Cirilo se levantó contra él, y con ella el Concilio de Éfeso, diciendo que la Santísima Virgen es verdaderamente la Madre de Dios que dio a luz a Aquel que es Dios desde toda la eternidad, el Hombre-Dios, Cristo Jesús.
María la santísima madre de Dios y hombre, la Madre de Dios, su Hijo es la segunda persona de la Santísima Trinidad, el Hijo de Dios. San Cirilo fue un santo que no dudó en refutar las herejías y por lo tanto, también fue perseguido. Él dijo que él refutó por la fe católica.
Así que vamos a explicar ahora, queridos fieles,  refutaremos la libertad religiosa, y explicar la fe católica. La libertad religiosa, es la que quiere respetar a todos aquellos que profesan los errores religiosos. Ella -la libertad religiosa- quiere que el Estado deje en libertad de propagar todos los errores, a todas las religiones falsas, en el nombre de la dignidad humana. Nosotros decimos que no. Que Jesucristo debe reinar, que ha de reinar en los corazones y públicamente debe reinar en el estado. El Estado debe ser católico. Nos dirigimos a refutar el error de esta falsa dignidad, la libertad de todas las religiones falsas y que el Estado debe respetar. Esto es imposible y falso. En su lugar, debemos afirmar la verdad, que sólo Cristo tiene el derecho a reinar públicamente y en el Estado.
Esto es lo que hacemos, siguiendo el ejemplo de san Cirilo de Alejandría. No creo que por el hecho de que Roma nos ofrece hoy un acuerdo, una posición oficial en la Iglesia, no debemos dejar de proclamar estas verdades, evidentemente, lo haremos más fuerte, y contradiciendo al Concilio. No debemos renunciar a la lucha contra el Concilio y sus errores.
El tercer ejemplo que voy a hacer es la herejía de los Pneumatomachianos. Después del Concilio de Éfeso, las gentes afirmaban que el Espíritu Santo no es Dios, nuestra tercera herejía: “El Padre es Dios, el Hijo es Dios, pero el Espíritu Santo, no lo es. El Espíritu Santo es una criatura. ¿La prueba? El hecho de que Jesús le envió: “el Paráclito, el Espíritu de la Verdad que le enviaremos cuando estoy con el Padre”. Si Jesús manda a alguien significa que es una criatura. ” Aquí está el error de los Pneumatomachianos.
Por lo tanto, queridos hijos, ¿no es verdad que el Espíritu Santo no es Dios? Espero que estén listos para protestar y profesar su fe. Sí, el Espíritu Santo es Dios, el Padre y el Hijo. Hacemos la señal de la cruz en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo para demostrar que Dios son las tres personas divinas. “En el nombre del Padre,” sólo hay un nombre, el del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Un solo Dios en Tres Personas. El Espíritu Santo es Dios.
Así que San Basilio de Cesarea en el Ponto, se levantó para protestar contra este error y dijo: “El Espíritu Santo es verdaderamente Dios, debemos adorarlo como al Padre y al Hijo”. Él ha luchado y triunfado sobre este error. La solución de la crisis se dió después de tal vez veinte o treinta años, San Basilio vio que el hereje Pneumatomachi, empezó a convertirse, (sería bueno ahora que los Conciliares empiecen a convertirse, pero no es el caso. Ninguno. Ni Roma, ni las diócesis. Nadie.) al ver que comenzaron a regresar a la fe católica se decidió en no insistir, ni obligándolos a decir que el Espíritu Santo es Dios, porque esto los habría hecho dudar.
A continuación, hizo uso de una fórmula más suave, diciendo que el Espíritu Santo es adorado con el Padre y el Hijo, y recibe la misma gloria del Padre y del Hijo: “Debemos adorar al Espíritu Santo como el Padre y el Hijo, tenemos que dar la misma gloria al Espíritu Santo que al Padre y al Hijo”. Más sutil, pero que así, se profesaban en la fe católica, sin equívocos. Si vamos a adorar al Espíritu Santo, es porque es Dios y si tenemos en la misma gloria al Espíritu Santo igual que al Padre y al Hijo, es porque el Espíritu Santo es Dios.
San Basilio no utilizó palabras ambiguas sobre los herejes, para que volvieran a Iglesia. Exigió que la fe católica fuera profesada, pero con una fórmula más ligera. Hizo uso de la prudencia, cosa muy buena, pero para que profesaran la verdadera fe.
No estaba dispuesto a firmar textos ambiguos. Eso es lo que debemos hacer hoy. Rechazaremos las fórmulas ambiguas, no dejaremos de condenar el error y profesaremos adecuadamente la fe católica. Cuando haya un Concilio dentro de veinticinco años se arrepentirán del Concilio pasado, porque verán que de seguir así seremos testigos del desastre en los seminarios, estarán completamente vacíos, las iglesias en ruinas, la apostasía y la inmoralidad en todas partes, entonces querrán hacer penitencia, y reconocer los errores. Cuando en la Iglesia comiencen a mostrar arrepentimiento, entonces podremos utilizar fórmulas para ayudarles a regresar de modo más moderado, ¡pero no ahora!, ya que la crisis está actualmente haciendo estragos en su totalidad. Ahora tenemos que proclamar y condenar los errores del Concilio, especialmente la negación de la realeza de Cristo, el rechazo de Cristo Rey.
Así que, queridos fieles, es nuestro plan de batalla. No nos engañemos nosotros mismos, no nos hagamos ilusiones, la crisis está lejos de terminar. Debemos organizarnos y luchar por un largo tiempo para perseverar y continuar profesando la fe católica plenamente, con plena confianza en el poder de nuestro Señor Jesucristo.
“Me dieron todo el poder en el cielo y en la tierra, id por el mundo, predicando la verdad, predicando la Santísima Trinidad, a Cristo Rey, predicando, predicando a Cristo Sumo Sacerdote, también a mi Madre Divina, que tiene todas las gracias, que distribuye todas las gracias. Y gracias a ustedes que va a triunfar sobre mis enemigos, es gracias a ustedes que se formen íntegramente en la fe católica, en mi Iglesia.
Confiemos en nuestra Madre, Virgen Inmaculada, en su fe. Que la Virgen Santa nos guarde la fe en su inmaculada santidad.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.


Fonte

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Este blog é CATÓLICO. Ao comentar, tenha ciência de que os editores se reservam o direito de publicar ou não.

COMENTE aqui. Para outros assuntos, use o formulário no menu lateral. Gratos.

ABORTO - O GRITO SILENCIOSO

CONHEÇA O NOVO SITE DA EDITORA