Pesquisar este blog

sábado, 7 de junho de 2014

ECÔNE-ROMA: ACUERDO DE PODER, ACUERDO CONTRA LA VERDAD

Logo a tradução, se der. Mas dá para compreender perfeitamente o que diz este artigo publicado no Non Possumus. E tem estreita pertinência com o artigo publicado mais cedo. Quem não quer ler, não leia. Quem se preocupa com as almas que se perdem e, sobretudo, não quer perder o foco do que realmente importa, seria prudente ler. A prudência, como o caldo de galinha, não faz mal a ninguém.


* * *

Extracto del artículo de DISPUTATIONES THEOLOGICAE (ou em italiano, de onde partirá minha tradução).


Francisco beija a mão ao padre "pró gays".
"Acordo doutrinal?" "Conversão de Roma?"
      

Disponibilidad a un acuerdo, rebautizándolo
Ha llegado a esta redacción, de varias fuentes, la noticia de un posible acuerdo FSSPX-Roma para Pentecostés, al menos de una tentativa en este sentido.
Durante una discusión entre la Comisión Ecclesia Dei y Su Santidad el Papa Francisco sobre este asunto, los miembros de la Comisión habrían hecho notar al papa Francisco que no hay un acuerdo pleno sobre la doctrina, y éste les habría respondido que la cosa no es importante, que así como los neo-catecumenales tienen sus propias ideas doctrinales, los lefebvristas tienen otras ideas doctrinales… Que se note bien: no que la “nota teológica” de las cuestiones controvertidas sea de poca importancia, sino que es la doctrina la que no es una cosa importante.
¿Es verdadera esta información? Evidentemente, la eventual presencia de una tentativa que va en este sentido no implicaría automáticamente que se logre.
Pero hay algo. Aquí damos ciertos elementos.


El mes pasado, Monseñor Fellay redimensionó uno de sus juicios fuertes sobre el Pastor Latinoamericano (evidentemente, siempre en nombre del “contexto” particular en el cual él se ha expresado anteriormente…); este hecho nos permite prever que había algo en el aire.
En tiempos más recientes, Monseñor Williamson informó que Monseñor Fellay habría prospectado la posibilidad de una regularización (pero, jugando con las palabras, la regularización no sería llamada “acuerdo”, sino “reconocimiento unilateral” o “reconocimiento de tolerancia”); el Superior de la FSSPX ha dicho a sus seminaristas que esto sería bueno, pero sin explicar por qué, en el pasado, él decía otra cosa, invocando solamente su estribillo sobre-utilizado del “contexto” de sus afirmaciones pasadas.
En estos días, acaba de salir la noticia que la dirección de la FSSPX desayunó con el papa Francisco: evidentemente Monseñor Fellay se apresuró a minimizar la cosa. Después de tantos discursos que han enfatizado que la Fraternidad (y solamente la Fraternidad) hablaría públicamente sobre las relaciones con Roma, no estimó necesario dar ella misma la noticia de este agradable encuentro, aunque breve y más o menos informal (¡evidentemente!).
Además, en una entrevista del pasado 20 de enero, aparecida en el boletín del distrito suizo de la FSSPX (abril-mayo 2014), publicada igualmente en el sitio oficial francés La Porte Latine, a la pregunta: ¿Ha habido un acercamiento oficial de Roma para ponerse nuevamente en contacto con Ud. desde la elección del Papa Francisco? –Monseñor Fellay respondió disimuladamente: “Hubo un acercamiento «no oficial» de Roma para ponerse nuevamente en contacto con nosotros, pero nada más y yo no solicité audiencia como lo hice después de la elección de Benedicto XVI”. Sin embargo, Monseñor Fellay no dijo que justamente el mes precedente él se había encontrado con el papa Francisco. Su negativa de haber solicitado la audiencia hay que entenderla, a la luz de las noticias recientes, como una restricción mental. Hay que leerla así: “El encuentro tuvo lugar, pero no fue oficial, yo no lo pedí o en todo caso yo no lo solicité”.
Si otra sociedad eclesiástica se hubiera expresado de este modo, ¿no hubiera sido acusada de utilizar un lenguaje ambiguo, un lenguaje conciliar?
Una intervención reveladora
En el Signadou de abril de 2014, apareció un artículo del Padre Michel Simoulin, antiguo superior de la FSSPX en Italia. El artículo merece atención, a título de ejemplo, en vista de la autoridad de su autor y en vista de la circunstancia según la cual, de manera notoria, el autor jamás toma una posición contraria al animus de las autoridades de la FSSPX.
Por un lado, absolutiza el llamado a “hacer frente bajo la sabia y prudente dirección de los jefes que Dios nos dio”. Tal afirmación, que en el artículo no está compensada con ninguna otra aserción, es justamente un absoluto. ¿Cómo entonces justificar la resistencia a los obispos y a los papas “que Dios nos dio”?
Dar a Monseñor Fellay esta confianza ciega, esta obediencia ciega que se le niega, a justo título, al papa, ¿no manifiesta justamente el espíritu de “pequeña iglesia” que el Padre Simoulin denuncia y estigmatiza? Estos sabios y prudentes jefes que han sembrado el viento y ahora cosechan la tempestad, ¿están exentos de dar explicaciones de sus contradicciones? Este llamado a la unidad, contradicho por las sanciones obstinadas de Monseñor Fellay hacia los contrarios de su línea del momento, ¿puede exentar a los jefes del hecho de responder a las objeciones planteadas, de una u otra manera sea por los acuerdistas declarados como por los anti-acuerdistas claros y declarados? ¿Solamente está el recurso de castigar a quien plantea objeciones? ¿No es sectario este comportamiento? ¿Y no seguiría siendo sectario, aún en caso de un acuerdo (de poder)?
Pero la principal afirmación del Padre Simoulin con la cual no estamos de acuerdo y es particularmente interesante porque es claramente explicativa de un concepto que no pertenece solo al autor del artículo, sino que se ha convertido en moda:
 “Dejar de imponernos la aceptación del Vaticano II sin discusión posible, y acordar esta libertad, sería una etapa importante, pues eso sería reconocer implícitamente que nuestros argumentos tienen valor. Una autoridad que consiente a esto sería ya una autoridad no hostil hacia la Tradición, o deseosa de restablecerla en la Iglesia, y esto sería ya una verdadera conversión de Roma”.
Discurso que rima con el estribillo del « reconocimiento unilateral », « sin firmar ningún acuerdo”, “sin condición”, “como fue por el levantamiento del decreto de excomunión”… y que –objetivamente- es una mentira. Puede que salve su propio orgullo pero sacrifica ciertamente la realidad.
El « reconocimiento unilateral » es el camino del orgullo y de la mentira
La confusión evidente y las tentativas de recuperarse por parte de este miembro autorizado y muy obediente de la FSSPX, muestran bien cómo tales discursos del "reconocimiento unilateral", son, hablando de modo objetivo y salvaguardando las intenciones subjetivas, una mentira. Como fue objetivamente una mentira la “revocación unilateral del decreto de excomunión”. En efecto, recuerden que Monseñor Fellay dijo que para obtener tal revocación, debió hacer una petición escrita y que ésta fue una “condición”; “condición inaceptable”, pues al escribir una carta para pedir la anulación del decreto, forzosamente se admite la validez de ese decreto. ¿Recuerdan? Pues esta carta fue escrita y sin dar explicaciones reales sobre su cambio de posición.
Y no solo eso: esta carta, que al principio era una « condición inaceptable” y que después ya ni siquiera fue “condición”, habiendo sido escrita y siendo un documento público e importante por su naturaleza, jamás fue publicada integralmente. Todavía peor, las dos partes difundieron, del único pasaje que fue publicado, dos versiones diferentes, las dos citadas entre comillas.
Más recientemente, como lo observó Giacomo Devoto en un artículo, es cierto que Monseñor Fellay ya firmó algo doctrinal en la dirección querida por el Vaticano: porque en el Vaticano ellos tienen todavía el preámbulo doctrinal, firmado por él hace dos años. Texto en el cual el prelado suizo afirma reconocer la legitimidad de la promulgación del Novus Ordo Missae y suscribe el principio de reciprocidad entre la Tradición y el Concilio. Después Monseñor Fellay consideró a este texto como no oportuno pero jamás dijo que fuera erróneo en su contenido. Y en la carta que escribió a Benedicto XVI, después de que el Vaticano pidiera nuevas concesiones (documento sacado a la luz por terceros, otra vez), afirmó que las nuevas concesiones que pedía el Vaticano, no pasarían en la FSSPX ¡a causa del contexto de la época! Es evidente que no hablamos aquí del contenido erróneo de la declaración doctrinal y que jamás hubo una retractación clara de este texto. “Los suyos” pudieron comprender –de forma un poco vacilante y fideísta- que el texto había sido retirado y los interlocutores del Vaticano pudieron comprender también que se trata de la posición del jefe de la FSSPX, pero que no podía ser dicha en alta voz a causa de los problemas internos del momento, a causa del “contexto” habría que esperar.
Hay además varias maneras de « hacer compromisos », entre las cuales, suscribir públicamente un texto es solamente la manera más clara de hacerlo.
¿Creemos en el primado de la Verdad? Si creemos ¿cómo se puede sostener (como el Padre Simoulin lo declara explícitamente y como otros lo sostienen con menor claridad) que la libertad de discutir el concilio Vaticano II se identifica ipso-facto con el “retorno a la Tradición”, con la conversión de Roma? Si las cosas fueran así, habría que considerar convertidos, por ejemplo, a gente que conocemos y que dice: “tú eres libre de no aceptar el concilio y yo soy libre de aceptar el matrimonio homosexual”. Esta es una tendencia pos-moderna, relativista, liberal y nihilista, y notablemente en las nuevas generaciones, comprendidos los católicos.
Si creemos en la primacía de la Verdad, hay que reconocer que el peligro de una « legitimización” de la situación actual, peligro que Monseñor Fellay denunciaba hasta el año 2000, presentándolo como un peligro inaceptable como para llegar a un acuerdo, hoy en día ese peligro subsiste y es mayor, aunque no se firme ningún texto.

Siguiendo fielmente lo que el mismo jefe de la Fraternidad ha dicho, él no puede prestarse a tal cosa, y no es serio, es objetivamente hipócrita decir que Roma corre hacia él para ofrecerle un reconocimiento sin nada a cambio.
Si creemos en la primacía de la Verdad, invitamos a cada quien a asumir sus responsabilidades con honestidad intelectual: es verdad, este acuerdo de estilo bergogliano hacia el cual –es un hecho- muestran disponibilidad, no es un compromiso: es una capitulación. No se acepta el Vaticano II: se acepta el concilio Vaticano III. No es un acuerdo práctico, tampoco doctrinal: es un pragmático, descarado acuerdo de poder, radicalmente anti-doctrinal. Y eso más allá del hecho que se logre o no. Siempre que se salve la fachada, siempre que se salve su propio orgullo, se puede traicionar la substancia.

Si usted todavía no renuncia a reflexionar, como lo han hecho muchos en nuestro medio, ¿puede no darse cuenta?


Ajude o apostolado do Rev. Pe. Cardozo, adquirindo alguns dos itens do Edições Cristo Rei, encomendando Missas (consulte a espórtula diretamente com o rev. Padre), ou fazendo uma doação aqui:




+
Informe aqui o seu e-mail para receber as publicações do PALE IDEAS: Delivered by FeedBurner

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Este blog é CATÓLICO. Ao comentar, tenha ciência de que os editores se reservam o direito de publicar ou não.

COMENTE aqui. Para outros assuntos, use o formulário no menu lateral. Gratos.

ABORTO - O GRITO SILENCIOSO

CONHEÇA O NOVO SITE DA EDITORA